sábado, 13 de junio de 2015

¿A DÓNDE NOS IREMOS?



En la búsqueda incansable del ser humano a lo largo de su vida una de las interrogantes más inquietantes que se suscita en el corazón se refiere al porvenir. ¿Qué nos deparará el futuro?  ¿Qué haremos? ¿A dónde iremos? ¿A quién iremos? Todos, de una u otra forma sentimos en nuestro interior esa callada angustia por lo desconocido. Todos anhelamos encontrar a alguien que marque directrices claras que nos conduzcan a un seguro mañana. A veces, nos sentimos esperanzados, con ánimo nos esforzamos por hacer lo que nos corresponde; en otras ocasiones, nos sentimos atrapados en medio de la oscuridad que nos rodea, la cual va horadando nuestra confianza, nublando nuestro horizonte.

Los fundamentos de nuestra sociedad se encuentran arruinados, estamos tambaleando, a punto de ser estremecidos hasta lo más profundo por el desplome de todas las instituciones que deberían haber garantizado nuestros derechos, velado por nuestras vidas. No fueron otros los que causaron esta destrucción, fuimos nosotros. ¡Todos nosotros! Porque todos como miembros de un cuerpo tenemos responsabilidades, todos tenemos deberes que cumplir, todos hemos sido dotados con diferentes talentos para hacer nuestro aporte a nuestro hogar, a nuestra comunidad, a nuestra ciudad, a nuestra nación.

Obstinadamente hemos persistido en una actitud de soberbia, con arrogancia pensamos, unos y otros, que tenemos la razón. Mientras tanto, nuestra nación se derrumba frente a nuestros ojos; tenemos el corazón y las manos vacías para los jóvenes que esperan por un país que los acobije, que les brinde seguridad, que cuide su salud y les de las luces que son de primera necesidad, como lo expresó nuestro Simón Bolívar. Hemos manchado la inocencia de nuestros niños con el despiadado odio que ha crecido como mala hierba en nuestro suelo; hemos insultado a nuestros ancianos negándoles el lugar de honor que se merecen en nuestra sociedad. Lamentablemente, nos hemos desviado como nación, cada quien ha buscado sus propios intereses. Nuestro caminar ha estado lleno de quebrantos y desventuras. La paz se extravió de nuestro camino, no nos hemos encontrado con ella porque no hay temor de Dios delante de nuestros ojos.

El apóstol Pablo en su epístola a los Romanos nos explica que en medio de un mundo dominado por el mal ningún ser humano puede justificarse delante de Dios; de la misma manera, nos enseña que la justicia de Dios se ha manifestado al mundo por medio de la fe en Jesucristo; ya que no hay diferencia entre unos y otros, por cuanto todos, de una u otra forma hemos pecado, todos hemos sido destituidos de la gloria de Dios. Ahora bien, así como todos, por nuestros propios medios no podemos ser justos; todos podemos ser justificados gratuitamente por medio de la gracia de Dios, mediante la redención que es en Cristo Jesús.

¡Dios ha provisto el Camino para llegar a El! Al venir a Dios tenemos paz unos con otros, su luz disipa las tinieblas, su amor llena nuestros corazones y determina nuestro proceder; su sabiduría se convierte en el fundamento de nuestra vida, de nuestras instituciones y, por ende, de nuestra nación. Aunque muchos consideren este planteamiento como una locura, cada uno individualmente y todos, como nación, necesitamos volver a Dios. Ya el apóstol Pablo nos advertía en la primera epístola a los Corintios (1:18) que el mensaje de la cruz era considerado una locura o estupidez por muchos; sin embargo, para aquellos que hemos gustado del amor y la luz de Dios la cruz de Cristo es nuestra Salvación.

Cuando Jesús enseñaba a sus discípulos les decía que las palabras que El les hablaba eran espíritu y vida; sin embargo, muchos consideraron que sus palabras eran duras de oír y de poner en práctica. Por esta razón, dice la Biblia, que muchos de los que le seguían volvieron atrás y ya no andaban más con El. Entonces, Jesús les preguntó a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros? (Juan 6:60-69). Mi deseo convertido en oración es que al igual que Simón Pedro, al escuchar el llamado de Dios, tu y yo podamos responderle: - Señor ¿A quién iremos? ¡Tu tienes palabras de vida eterna! Y nosotros hemos creído y conocemos que tu eres el Cristo, el hijo del Dios viviente.

¡A ti iremos, Señor! ¡A tus brazos nos iremos!

Rosalía Moros de Borregales
rosymoros@gmail.com
@RosaliaMorosB










1 comentario:

Jesus Eusebio Perez Sr dijo...

Un amigo visitando a la India se encontró con un Indu durante su proceso de convercion al cristianismo y le comunico que uno de sus escollos en el proceso era el capitulo 6 del apóstol San Juan ya que a su manera de ver eso de comer su carne y de beber su sangre era parecido al CANIBALISMO . Creo que los desertores en este capitulo también tenían la misma interpretación ya que les daba nausea y no podian tragarlo. Solo Pedro tubo la fe para creer que para Dios no es nada imposible el convertir su cuerpo en pan y su sangre en vino y asi nutrirnos todos los días. Si nuestra fe no va masa aya también lo desertaremos y adonde iremos?